Archivos del mes: 21 septiembre 2012

XVI

En el siguiente planeta habitaba un relojero. -Hola. -Hola. ¿Qué hora es? -No lo se. -¡La mejor hora! Me encantaba aquel señor. La sonrisa debajo de su bigote le hacía un rostro muy gracioso. Sus ojos brillaban como diamantes. Era un niño con canas. -¿Qué haces? -Arreglo relojes. Para que a nadie le falte el …

Sigue leyendo

XV

-Soy, soy quien soy, cantando voy…. -cantaba mientras saltaba por la montaña- Soy, soy quien soy, paso a paso voy… Cuando un niño canta, los árboles sonríen y el Sol brilla con más fuerza. -¡Hola! -me llama la niña. -Hola, hermanita. -Era preciosa tu canción. ¿Era tuya? -No… ¿Se puede poseer una canción? -Claro, si …

Sigue leyendo

XIV

Cuando paseaba y cantaba una vocecita parecía surgir de un gran agujero en el suelo. -Hola. -la saludé. -Hola. -¿Quieres salir a jugar? -No se… No recuerdo lo que es jugar con alguien. ¿Me hará daño? -No puedo saberlo. Solo sé que cuando juego me divierto, y si juego con alguien nos divertimos. Porque no …

Sigue leyendo

XIII

Cuando saltaba los planetas aterricé en uno muy brillante. Todo era de colores. Se alegró mucho cuando puse mis pies sobre su superficie. Era pequeño, muy pequeño, tan pequeño como una sonrisa pero tan grande, muy grande, tan grande como… una sonrisa. Era muy divertido estar en aquel planeta. Cuando yo imaginaba cualquier cosa, esa …

Sigue leyendo

XII

Es muy divertido saltar planetas. No sabes qué vas a encontrar en el siguiente. Por eso es tan divertido. Si lo supieras, no podrías decir “¡qué sorpresa, no esperaba encontrarme esto!”. Entonces no sería tan divertido. Cada planeta tiene su propia belleza. Hay quien dice que algunos planetas son feos. Tendrían que revisar su visión. …

Sigue leyendo

XI

Cuando un niño pierde un juguete, llora por el juguete un momento. A veces es un momento tan breve como inexistente, porque tan rápido como lloró, alguien le repuso el juguete. Hay gente que no le gusta que los demás lloren. No saben que llorar es tan necesario como sudar. La lágrima es agua estancada, …

Sigue leyendo

X

Os hablaré de mi planeta. Cuando era pequeño, parecía muy grande, pero a medida que fui creciendo, el planeta se quedaba del mismo tamaño. Ya se sabe que los planetas crecen, pero no tienen tanta prisa en hacerlo como las personas. Como la mayoría de los planetas, el mío iba girando sobre sí mismo a …

Sigue leyendo

IX

-Así que la niña, subió al nido del elefante, masajeó sus orejas y al final pudo volar. -Buenas noches, Principito. Me encanta hablar con los niños de universos nuevos, porque creen en ellos. Nunca verás a un niño dudar de un barco pirata volador, ni de sirenas que pueblan los fondos marinos, ni de un …

Sigue leyendo

VIII

Caminaba entre las hojas de los helechos. Unos pequeños insectos atraían mi atención. -Hola. -¡Buen día, compañero! -¿A qué juegas? -¡A la vida, compañero! ¡No me queda mucho tiempo! -¿Qué quieres decir? ¿Vas a morir? -¡En algún momento, seguro! ¡Por eso disfruto cada momento al máximo! -Disfruta, entonces, hermanita. Más tarde descubrí que el insecto …

Sigue leyendo

VII

-¿Qué pintas? -Un mundo nuevo. -¿Cómo es? -De colores. Y muchas sonrisas. Me encanta hablar con los niños. Saben lo que quieren. -Me gustaría estar en ese mundo. -Estamos todos. Los niños son claros como el agua. Son quienes son, dicen lo que piensan, hacen lo que sueñan. Si toca reir, rien; si toca llorar, …

Sigue leyendo