XI

Cuando un niño pierde un juguete, llora por el juguete un momento. A veces es un momento tan breve como inexistente, porque tan rápido como lloró, alguien le repuso el juguete. Hay gente que no le gusta que los demás lloren. No saben que llorar es tan necesario como sudar. La lágrima es agua estancada, una pena que necesita salir para desestancarse.

Me pregunto por qué en los cuentos de hadas nunca dicen “y al final, mueren.”. ¿Acaso no es el final de todos los caminos? ¿Será que temen la muerte? No comprenden que la muerte es solo un cambio, y que para que algo nuevo llegue, lo viejo tiene que salir. Sabiendo esto puedo decir “la vida es maravillosa” en cada momento… ¡La vida es maravillosa!

Hoy asisto a un funeral. La gente llora y yo lloro con ellos, porque comparto su pena. Pero en cuanto dejo de llorar celebro la vida, porque eso es la muerte, ni más ni menos: una pequeña muestra de la grandeza del universo. El final de un camino es el comienzo de otro, y ante la grandeza de ese evento es inevitable alegrarse.

El árbol vive, un día nació, un día morirá. El río un día nació, un día morirá. La tierra: un día nació, un día morirá. Mientras tanto… ¡vivimos! Es tan emocionante la vida…

Descanse en paz lo que muere. ¡Bienvenido a la nueva vida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: