XIII

Cuando saltaba los planetas aterricé en uno muy brillante. Todo era de colores. Se alegró mucho cuando puse mis pies sobre su superficie. Era pequeño, muy pequeño, tan pequeño como una sonrisa pero tan grande, muy grande, tan grande como… una sonrisa.

Era muy divertido estar en aquel planeta. Cuando yo imaginaba cualquier cosa, esa cosa aparecía allí. Imaginaba un globo, y allí estaba, listo para que lo cogiera. Imaginaba un paisaje de muchos y vivos colores, y ¡allí estaba!

-¡Me encanta estar contigo!

-¡Y a mi contigo!

-Pero… preferiría jugar contigo, en vez de jugar encima tuyo.

-No puedo… Soy muy grande para jugar contigo, que eres tan pequeño…

-Eres pequeño, muy pequeño, tan pequeño como una sonrisa pero tan grande, muy grande, tan grande como… ¡una sonrisa! ¡Claro que puedes jugar!

-¿Ves como soy grande?

-Eres tan grande como quieras serlo. O tan pequeño como quieras serlo. ¿Quieres jugar?

-Claro, te daré lo que quieras y  disfrutaré viéndote jugar.

-Preferiría jugar contigo.

-¿Prefieres jugar conmigo a que te dé todo lo que quieras?

-Claro. Los objetos que me das son efímeros, algo que hoy está aquí pero mañana no estará. En cambio, si juegas conmigo tú y yo compartiremos algo importante, y los dos lo recordaremos en el futuro. Porque nada es más especial que un momento compartido.

-¡Disfrutemos, entonces!

Quizás nunca más vuelva a encontrarme con aquel brillante planeta, pero el recuerdo de los momentos maravillosos que vivimos juntos me acompañará siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: